Saltar al contenido
Largometraje de ficción

Vivan los hombres cabales

David Martín de los Santos

Fotograma de Vivan los hombres cabales

Sinopsis

Vivan los hombres cabales no es una historia sobre el transformismo, pero sí lo es sobre la necesidad de transformar la precaria realidad en busca del estímulo de sentirse vivo.

Durante el día, Isidoro (57) cuida de su madre (80), enferma con síndrome de Korsakoff, y por la noche, actúa en un tugurio de travestis. Al salir al escenario, en uno de sus espectáculos, descubre entre el público a su vecino del quinto, un magnífico joven (26) parecido a los que ve en los vídeos porno de internet. El chico está muy borracho e Isidoro se ofrece a llevarlo a casa. A partir de este fortuito encuentro, empieza una peculiar relación entre este extraño, solitario y atractivo joven sin pasado ni futuro; entre Isidoro, un travesti que es una diosa sobre el escenario, pero un hombre intrascendente cuando se baja de él; y Amparito, su anciana y dependiente madre. Entre los tres se genera una aparente relación, casi familiar, aunque en el fondo cada uno de ellos cambia de máscara según van dictando sus inconfesables deseos enquistados, que amenazan con eclosionar en cualquier momento.

Proyecto

“A veces la gente normal se cruza por la calle con extrañas familias y se da la vuelta para mirarlas con la nariz arrugada. Vivan los hombres cabales es una historia acerca de las carambolas que sirven de Big Bang a estas extrañas familias. Una historia sobre los momentos clave que sentencian la vida de las personas.”

La idea de este proyecto de película surgió después de escuchar el pitch de Guillermo Alonso – autor del libro Vivan los hombres cabales – en Rodando Páginas, un evento organizado por AMA, FGEE, CEDRO y DAMA con el objetivo de encontrar historias para adaptar al audiovisual.

Vivan los hombres cabales es un drama con humor negro que me llevó a imaginar una película divertida y a la vez triste, con una particular belleza, nada explícita y enmarcada en un contexto de realidad social. Además, se adentra en cuestiones humanas y temáticas siempre interesantes para explorar como son la familia y otras formas de concebirlas, las soledades compartidas, el deseo enquistado, las relaciones asimétricas, los apegos emocionales, la precariedad material y emocional, así como la necesidad de despegarse de la realidad para recuperar la ilusión de vivir. Creo que este proyecto de futura película puede indagar, cuestionar y tal vez aspirar a trascender ciertos prejuicios, etiquetas y estereotipos, algo que siempre me motiva a la hora de decidir adentrarme en una historia para filmarla.

Sobre el Residente David Martín de los Santos

Fotografía de David Martín de los Santos

Para David el cine, además de ser un entretenimiento (“jamás me olvidaré del público”), es un instrumento idóneo para retratar el alma humana.

Después de cosechar múltiples premios (alrededor de noventa) con sus cuatro cortometrajes, David escribe y dirige La vida era eso, su ópera prima de ficción, estrenada en el 33rd Tokyo International Film Festival y en la Sección Oficial del 17º Festival Europeo de Sevilla (premio ASECAN a Mejor película y premio a Mejor actriz para Petra Martínez).

La vida era eso se estrenó comercialmente el 10 de diciembre de 2021 y fue un éxito de crítica y público. Obtuvo las nominaciones a Mejor Dirección Novel y Mejor Actriz en los Premios Goya, y consiguió premios en los Feroz (Mejor Actriz), Premios CEC (Mejor Dirección Novel) y en los Premios Carmen de la Academia de Andalucía (Mejor Dirección Novel y Mejor Actriz). La película viajó por medio mundo y fue multipremiada en los festivales de Sevilla, Nantes, Transylvania, Marsella, Liverpool, Alejandría, Nador, Golden Rooster, Córcega, Abycine, Almería, Mérida, y un largo etcétera.

David también tiene una extensa carrera como guionista y director de documentales. En 2005 se estrenó en la Sección Oficial del Festival de Málaga su primera película documental, La isla durmiente, emitida en TVE y seleccionada en festivales de todo el mundo; siendo galardonado en los festivales internacionales de documental de Barcelona y de Lyon. Para Documentos TV, de la 2 de TVE, David escribió y dirigió los documentales Ni vivos, ni muertos (2010) y ¿Generación perdida? (2011); batiendo con este último récord de audiencia (casi un millón de espectadores en la primera emisión) del programa, hasta la fecha.

Sus próximos proyectos de película han sido seleccionados en importantes laboratorios y residencias donde David continúa trabajándolos y perfeccionándolos: en las Residencias de la Academia de Cine, en los Laboratorios de guion de cine (SGAE), en MAFF (Málaga Festival Fund & Co-production event), en el 31st Development Grant (43rd Cinemed Montpellier), en La Residencia de Cine de Navarra y en la Ventana CineMad (Foro de desarrollo y coproducción internacional).

Residentes

Otros residentes

Conoce a los 27 seleccionados que desarrollaron sus proyectos con el asesoramiento de destacados cineastas en la sede de la Academia.

Ver todos los Residentes

Claudia Barthelemy
Claudia Barthelemy
Rojo y sus platillos voladores