Saltar al contenido
Serie de ficción

Mísero de mí

Nacho Martínez

Fotograma de Mísero de mí

Sinopsis

Me llamo Nacho. Martínez después. Aunque nadie me llama Nacho Martínez, porque todavía no soy alguien reconocido, alguien reputado, alguien al que llamar por su apellido. Soy sólo un sinónimo de dorito.

Soy actor, aunque no sepas mi apellido y me dedique a hacer palomitas en un cine, soy actor. Hacer palomitas no es tan divertido como hacerlas en el microondas de tu casa. Los granos sin hacer salen disparados a tu cara. Tengo en la cara una marca de un grano de maíz. Tengo ya este trabajo marcado.

Trabajo en el cine Capitol de Madrid. Si eres un actor con apellido seguramente habrás venido aquí a estrenar alguna mierda. Las estrellas pasan, vienen y van y mientras yo sigo aquí como una parte más de este edificio, como una baldosa, como una columna que nadie mira. La verdad es que limpiar esa olla llena de grasa incrustada o aguantar al encargado es duro, pero lo peor, lo peor de este trabajo es que nadie te mire.

Proyecto

Mísero de mí, surge el primer día que llegué al cine Capitol de Madrid. Cuando me di cuenta de la gran posibilidad narrativa que tenía este trabajo, al pasar con un saco lleno de palomitas delante de un photocall apestando a sudor.

A pesar de ser actor, he estado casi siempre desempeñando este tipo de trabajos precarios que empezaron siendo un «mientras tanto» que se ha ido alargando más de la cuenta.

En concreto, el trabajo en un cine componía una ironía mayor. Estar en el lugar que quieres estar, pero a miles de kilómetros. Este fue el punto de partida de Mísero de mí, donde me convierto en una especie de representante de un club ficticio de gente a la que le robaban el bocadillo en el colegio. Soy yo y a la vez la mezcla de muchas personas que como Segismundo claman al cielo: – ¿Qué delito cometí contra vosotros naciendo?-

Adentrándome en mis circunstancias y mi contexto personal, pretendo hablar de todo lo que los demás no ven de uno mismo, de lo que no enseñamos y nos avergüenza, así como de la importancia de la amistad como ese lugar donde escapar cuando el mundo se convierte en una gran torre de la que somos prisioneros.

Sobre el Residente Nacho Martínez

Fotografía de Nacho Martínez

Nacho Martínez es actor licenciado por la RESAD. En los últimos años también se ha desarrollado y formado en el campo de la escritura.

Al terminar la RESAD continúa su formación actoral en la City Lit Drama School de Londres. Lleva a cabo varios montajes con la compañía de la escuela, Obsessive Compulsive Desires o Public Inconviniences

Al llegar de nuevo a Madrid participa en las obras El muro de Boris Kien (2017) y Valle Intrap (2018) con la compañía Pan y vinoEl pabellón de las peonías de Sara Núñez de Arenas. También con La Tregua Teatro participa en El perro del hortelano (2019- 2020) y Camila y la noche extraordinaria (2020 – 2021).

Comenzó a escribir de forma intuitiva, aunque mas tarde cursa talleres de escritura dramática con Jorge Naranjo o Paco Bezerra.

Tras desarrollar una webserie y algunas piezas para teatro lleva a cabo cortometrajes como Shakirología (2021) o Air2000 (2022).

Residentes

Otros residentes

Conoce a los 26 seleccionados que desarrollan sus proyectos con el asesoramiento de destacados cineastas en la sede de la Academia.

Ver todos los Residentes

Eva Valiño
El Nido