Saltar al contenido
Largometraje de ficción

Las manos que quebraron el cuello de Iris Prado

Diego Céspedes

Fotograma de Las manos que quebraron el cuello de Iris Prado

Sinopsis

Iris (16) es una adolescente indígena que llega para ser expuesta en zoológicos humanos durante principios del 1900. Siendo una de las paradas el Parque del Retiro, en Madrid. Este es un lugar de constante sufrimiento para ella ya que es tratada como un animal. Pero una de las peores noches ocurre un tiempo después de su llegada, cuando un hombre abusa sexualmente de ella y la deja casi muerta en medio de la exposición. Con su largo cuello casi quebrado.

Iris toma las últimas fuerzas que tiene y se aferra a la tierra del parque sin pasto, le pide a todos sus divinidades que, por favor, le entreguen energía para seguir viviendo. Y ella, inesperada y lentamente, se convierte en un gigante rojo como lo imaginaban sus antepasados. Ella, en esta nueva forma, logra caminar desapercibida por toda la ciudad nocturna hasta llegar a las costas españolas para así empezar un viaje atravesando todo el atlántico. Llega a tierras argentinas y continúa caminando hasta la Patagonia. Su destino final es Tierra del Fuego, su lugar de origen. Ahí cae tumbada, agotada, y vuelve a transformarse en humana.

Varios años después, Iris ya es una anciana que tiene una familia compuesta sólo por mujeres que trabajan como temporeras de lechuga enmarcadas en una cotidiana monotonía del capital. Ella se ha convertido en una mujer dura, fuerte y sabia, la matriarca de toda su descendencia y quien controla cada movimiento. Poco queda de la chica ingenua y vulnerable que algún día habitó su cuerpo. Es más, su lenguaje y tradiciones indígenas están casi extintas en ella y en su familia.

Una noche sus nietos, ambos pequeños y delicados como una flor, son dejados en su casa para pasar una temporada con ella. Los niños han sido golpeados por su padre y único hijo de Iris. La anciana los recibe amablemente en su familia y los empieza a integrar paulatinamente a un círculo con mucho más cariño del que habían conocido. Ella les enseña a sacar lechugas, sus tías le explican la importancia del protector solar y sus primas le enseñan a bailar como una famosa cantante de moda. Y, a cambio, a Iris le va cambiando algo en su corazón. Se comienza a reconectar con su sensibilidad y vuelve a retomar sus tradiciones ancestrales para enseñarselas a los más pequeños y a alguna que otra hija. Tanto así es el cambio, que Iris logra transformarse nuevamente en ese gigante rojo, ahora para recorrer tranquilamente sus tierras queridas junto a todos sus nietos.

Proyecto

Largometraje de ficción – Drama naturalista / Fantasía. Chile / España 1 hora 30 minutos aproximadamente.

Alrededor de 1890 existieron los zoológicos humanos. Secuestraban indígenas de sus tierras natales y se llevaban a Europa para ser expuestos como animales salvajes en un circo. Acá los maltrataban, los enfermaban, los abusaban y los terminaban asesinando. Sin embargo, este tortuoso evento es sólo un símbolo macabro de las repercusiones negativas que siguen existiendo en América Latina. Como la no aceptación de una raza mestiza y la no aceptación de una cultura ancestral propia del territorio. Esta película, con tonos fantásticos y naturalistas, habla sobre una anciana que vive en nuestros tiempos, pero que busca reencontrar las cosas que algún día le entregaron sentido a su existencia. Ella busca reencontrarse con su propia cultura y así poder reparar su cuello quebrado.

Sobre el Residente Diego Céspedes

Fotografía de Diego Céspedes

Director y guionista chileno, nacido en 1995.

Estudió cine en la Universidad de Chile. Este año, escribió y dirigió el cortometraje Las criaturas que se derriten bajo el sol, el cual tendrá estreno en la semana de la crítica del Festival de Cannes. En 2018, también dirigió y escribió otro cortometraje llamado El verano del León Eléctrico, ganador del primer lugar Cinéfondation del Festival de Cannes, Premio Panavision en el Festival de San Sebastián y selección en otros festivales como Sundance, Palm Springs y La Habana. Además, ha sido DoP y montajista de otros cortometrajes como Non Castus, mención especial en el Festival de Locarno, y selección en el Festival de Rotterdam.

Paralelamente, ha desarrollado sus proyectos de largometraje Las manos que quebraron el cuello de Iris Prado y La misteriosa mirada del flamenco. Este último proyecto ha sido seleccionado en la residencia Cinéfondation de Cannes, Ikumira Berriak de San Sebastián, TorinoFilmLab y Sundance Directors Lab. La película ya ha sido financiada y, además, comprada por el canal ARTE France. Espera ser rodada en enero del 2023.

Residentes

Otros residentes

Conoce a los 20 seleccionados que desarrollaron sus proyectos con el asesoramiento de destacados cineastas en la sede de la Academia.

Ver todos los Residentes

Antonio Rojano
Antonio Rojano
Los años ciegos